Menú

25 abril 2012

Opilla de San Marcos

Hoy es un día especial para todos los Euskaldunas ya que es el día de la Opilla, y para nosotros este día no es un día más en el calendario y todo tiene su porqué.
Se dice que en el siglo XIX, coincidiendo con la festividad de San Marcos se bendecían los campos y  la comitiva encargada de hacerlo iba de barrio en barrio parando por los caserios dónde reponían fuerzas a base de comer tortas de pan y huevos cocidos.
Tiempo más adelante, un pastelero Irunés cambió la base de la opilla convirtiéndola de bizcocho. Se dice también que los huevos tienen ese color rojizo porque un día los coció en el agua donde hacia las almendras garrapiñadas.
Una Damisela de Madrid que estaba encantada con el pastel, se llevó a la capital una opila para su ahijada y de esta forma tan sencilla surgió la tradición de la opilla.
Hoy en día la tradición dice que las madrinas tienen que regalar una opila a sus ahijados hasta que estos se casen, y aunque vivan lejos de la comarca ellas se encargan de que la reciban puntualmente.

A mis 20 años, yo todavía no tengo ahijada/o a quien llevarle esta opila, asique se la doy a las personas más especiales en la mi vida. Este año va con doble dedicación. Os la dedico a vosotros Teacher y Cocinitas! Por como sois y por todo lo que habéis hecho y hacéis por mí en todo momento. Os quiero mucho y os la dedico de todo corazón! Espero que la hayáis disfrutado!

Ingredientes:

Para el Bizcocho:
  • 250gr de Mantequilla
  • 250gr de Harina de Fuerza
  • 250gr de Azúcar
  • 1 sobre de Gasificante
  • 4 Huevos
  • 2 Yogures (cremosos)
  • 125gr de Almendra triturada
Para el Decorado:
  • 25gr de Azúcar
  • 50gr de Agua
  • ¼ cucharadita de Esencia de Vainilla
  • Fideos de colores
  • Huevo cocido tintado
  • Caramelos
  • Un pollito
  • (Lo que más os apetezca poner por encima)

Proceso:


Preparado de la masa:



Este proceso se puede hacer a mano, aunque recomiendo que si tenéis una batidora de varillas eléctricas, la uséis, puesto que le masa coge más aire y por lo tanto queda más esponjosa.

  1. Por un lado ponemos la mantequilla a derretir en el microondas (sin que se nos llegue a cocer o a quemar).
  2. A su vez, ponemos en un bol el azúcar, y una vez derretida la mantequilla, la vertemos encima del azúcar y la movemos bien hasta lograr una masa homogénea.
  3. A continuación, vamos añadiendo los huevos de uno en uno, y seguimos mezclando.
  4. Una vez hecho esto, le agregamos los dos yogures y las almendras a la mezcla y continuamos batiendo.
  5. Finalmente, añadimos el gasificante a la harina (integrando bien los dos componentes) y la tamizamos poco a poco encima de la mezcla que estamos batiendo.
  6. Ponemos el horno a precalentar a 180ºC.
  7. Distribuimos la masa en un molde de tamaño medio (24cm) o en dos de tamaño pequeño. Y la llevamos al horno durante 35-40 minutos. Como cada horno tiene su punto, es conveniente cerciorarse de que el bizcocho ya está hecho, metiendo un palillo en el centro y comprobando que sale totalmente seco.
  8. Una vez comprobado esto, lo sacamos del horno y sin desmoldarlo, lo dejamos enfriar.
  9. Cuando se enfríe, lo desmoldamos y lo ponemos encima de una rejilla, dispuesto a ser decorado.

Preparado del decorado:
  1. Ponemos en una cacerola los 25gr de azúcar con los 50ml de agua y los llevamos a ebullición.
  2. Cuando veamos que el azúcar está completamente disuelto, vertemos el ¼ de cucharadita de esencia de vainilla. (para darle un gusto diferente).
  3. Con esta mezcla en caliente, pintamos el bizcocho por la zona superior solamente (sin empaparlo en exceso) y esparcimos en forma de lluvia los fideos de colores, consiguiendo que estos se queden pegados.
  4. Posteriormente, procedemos a colocar a nuestro antojo todos aquellos dulces que más nos gustes. Aquí es donde puede salir vuestro artista interior y podéis hacer verdaderas obras de arte. Yo he utilizado una yema, un huevo cocido tintado, unos caramelos y el pollito típico del día de San Marcos.
Solo queda bendecir la opilla a la mañana y comerla con una buena compañía y a ser posible en el monte (si el tiempo acompaña).

ON EGIN!

No hay comentarios: